Dentro de nuestro mobiliario de cocina, existe un elemento que es particularmente susceptible al diseño de cómo se distribuye la estancia. Si estás buscando fregaderos de acero en Tenerife, este artículo tratará de resumir qué tipos de fregaderos son los más comunes en el mercado.

Su correcta colocación en la cocina, así como su geometría, su disposición y sus medidas son aspectos que se volverán un quebradero de cabeza o una alegría diaria. Las opciones de fregaderos de acero en Tenerife son varias, pasemos a verlas.

Lo primero es conocer que existen diferentes geometrías para los fregaderos. Con geometría nos referimos a la distribución de senos y escurrideros. Seno se le llama a cada cavidad que consta de, al menos, un sumidero y escurridero al espacio contiguo que normalmente usamos para dejar secar la vajilla y utensilios.

Existen los diseños simples con un seno, con seno y medio, el de un seno con escurridor (el más común), también de dos senos y de dos senos con escurridor. Puedes comprobar que hay muchas soluciones y posibilidades en función del espacio que tengas en tu encimera o el uso que acostumbres a dar a tu cocina.

La principal ventaja de los fregaderos de acero inoxidable es su gran variedad de medidas y posibilidad de personalización. Puedes encontrar distintas formas: rectangular, con los bordes redondeados o completamente redondos. La elección de la forma dependerá de qué tipo de utensilios tienes en tu cocina y cómo encajen en el fregadero.

Las instalaciones más frecuentes incluyen dos posibilidades: fregaderos encastrados bajo la encimera y encastramientos sobre ella. Sin embargo, para fregaderos de acero inoxidable lo más común es la instalación sobre la superficie.

En Equiporama estamos encantados de asesorarte durante todo el proceso de instalación o reforma de tu cocina para que consigas los mejores resultados y la mayor comodidad.